La Biblia: El peor guión jamás escrito

Cuando me preguntan sobre mis creencias, siempre digo que soy ateo agnóstico. Agnóstico porque AFIRMO que es imposible llegar a conocer y/o probar la existencia (o inexistencia) de un ser superior, y ateo porque dentro de mi agnosticismo OPINO que no existe ningún ser superior. Se podría resumir en la frase «No se puede probar la existencia o no de Dios, pero yo personalmente creo que no existe».

A veces me preguntan por qué soy ateo, y siempre contesto primero que soy un ser empírico, es decir, no creo en nada que no vea. Para que yo acepte alguna creencia, esta debe de poder ser probada científicamente, y no se puede probar la existencia de un ser superior, por lo tanto no creo en él. Si con ese argumento no llega, empiezo a hacer alusión a las contradicciones de los libros sagrados, mayormente de la Biblia, por ser el que mejor conozco (aunque el Corán tampoco se salva) y ya que estamos hablando de contradicciones empecemos por el principio…

Supuestamente Dios creó a los ángeles y estaban ahí todos contentos en el cielo. Todos menos un tal Lucifer, que no le gustaba como gobernaba Dios y se enfrentó a él y se volvió en un ángel caído, convirtiéndose así en el gobernador del inframundo. Es entonces cuando tenemos por un lado a Dios, que representa el bien, y por otro a Lucifer (mas conocido como Satán) que representa el mal. Todo bien hasta ahí, cada uno con sus ideas y prácticas viven sin tocarse los cojones el uno al otro.

Entonces un día Dios se aburre y crea el universo, y con él la Tierra, que puebla de varios seres pero entre todos ellos hay unos que son sus favoritos porque los creó «a su imagen y semejanza». Son sus niños mimados, ya que según dice la Biblia, Dios es todo amor, es muy bueno, muy protector, y blablabla. Los pone a vivir en el Jardín del Edén (también conocido como paraíso) y les pone una única norma, no comer el fruto del «Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal» (también conocido como «Árbol del Conocimiento»). Mientras, en el inframundo Satán y los demás ángeles caídos se aburrían de manera soberana y vieron lo bien que se lo estaba pasando Dios jugando a Los Sims, así que deciden entrar en la partida para divertirse ellos también, así que Satán se camufla tomando la forma de una serpiente para que Dios no se diese cuenta de su presencia, y va y le funciona el truco. Para ser omnipotente, omnipresente y omnitodo este Dios es un poco gilipollas….

Satán camuflado convence a Eva (que no se extraña de que una serpiente le hable, es lo mas normal del mundo…) para que se coma el fruto del «Arbol de la Ciencia del Bien y del Mal», que resulta ser una manzana, y como sabe bien y le gusta, entonces convence a Adán para que también la pruebe (ya empezamos echándole la culpa a las mujeres, es el principio de la discriminación sexual). Entonces Dios se entera de lo de la manzana, mientras Satán se escapa cual escurridiza serpiente que es, partiéndose la caja por la que acaba de liar (y el muy gilipollas de Dios sigue sin percatarse de la presencia de Satán). Entonces Dios se pone hecho una furia y patalea como un niño pequeño porque le robaron UNA PUTA MANZANA.Tócate los huevos. Como consecuencia de su desobediencia (conocida como «Pecado Original»), Adán y Eva son expulsados del paraíso, donde las empiezan a pasar putas (¿Pero no se supone que Dios era todo bondad? Pues vaya mala ostia que tiene…) y son castigados con la muerte, el dolor, la vergüenza y el trabajo y además se vuelve a cebar con la mujer, que tiene la culpa de todo otra vez y le da un extra tal y como se puede leer en la Biblia:

«Parirás a tus hijos con dolor» (Génesis 3:16).

Sin embargo, hay una razón que explica esta reacción tan desmesurada: que Dios estaba acojonado. Resulta que en el Jardín del Edén, había muchos más árboles además del manzano, y entre ellos estaba el conocido como «Árbol de la Vida» cuya función básica era proporcionar la inmortalidad (con un consumo regular de sus frutos, obviamente) y Dios no les había prohibido comer de él y por eso eran inmortales en un principio. Pero ojo a la siguiente cita de la Biblia:

«El ser humano ha llegado a ser como uno de nosotros, pues tiene conocimiento del bien y del mal. No vaya a ser que extienda su mano y también tome del fruto del árbol de la vida, lo coma y viva para siempre.» (Génesis 3:22)

Aaaaaamigo, ahora todo cobra sentido, ¿No? Dios tenia los cojones de corbata, y temía que su creación se rebelase contra él al tener sus mismos poderes. No quería otro «Expediente Lucifer» en sus oficinas celestiales.Parece ser que ante la vulnerabilidad, lo primero es cubrirse el culo y después si tal ya nos ocupamos de lo de la bondad y todo ese rollo, ¿Verdad? Mucha doble moral veo yo aquí… ¬¬

Volvamos con Adán y Eva, puteados fuera del paraíso, tuvieron varios hijos, varios de ellos varones de los cuales solo tres se mencionan en la Biblia: Caín, Abel y Set. El resto deberían de ser tan vagos o inútiles que ni siquiera merecían mención en las escrituras, sobre todo cuando parte de esa prole eran mujeres y ya se sabe, ¿Para que mencionar a las mujeres? Ellas que se dediquen a cocinar y lavar que es para lo que valen, el papel de protagonista es reservado al hombre, que para algo es un ser superior a la mujer, puesto que tiene un magnánimo cetro de poder entre las piernas, cosa que la mujer no, y ya se sabe, quien tiene la vara, manda. Mucha discriminación veo yo aquí, pero conociendo como se las gasta Dios, ya no me sorprende.

Con la prole de Adán y Eva, la especie humana fue creciendo en número y según se dice, al morir, las almas de los buenos iban al cielo y las de los malos al infierno, donde serian torturados a perpetuidad bajo el mando del tirano Satán. Sin embargo, aquí hay algo que no me cuadra, y es que si Dios era tan poderoso y tan bueno, ¿Por qué no se cargaba el origen de sus problemas y restauraba la paz y la armonía en el mundo? Hubiese sido sencillo, simplemente tendría que cargarse a Satán y el resto de empleados del inframundo, para que dejasen de persuadir al ser humano para que hiciese el mal. Con eso dejarían de ir almas al infierno, todos serían felices e irían al cielo. Paz y armonía para todos.

Pero eso no fue lo que hizo, porque Dios, además de tener muy mala ostia, es un rencoroso de cojones. Sino fijaos en el detalle del bautismo. A los niños supuestamente se les bautiza para librarles del Pecado Original, puesto que nacen con él, y así evitar que si mueren vayan al Limbo y se queden allí flotando eternamente. No se a vosotros, pero esto a mi me recuerda a los bancos y las hipotecas a muy largo plazo, esas que heredan los hijos cuando los padres mueren, y que se ven enpufados por una cagada que cometieron sus padres y de la que ellos no tienen culpa. Vamos, que el Pecado Original es la hipoteca eterna de Dios, siempre la heredan los hijos y nunca termina de pagarse, y al que no quiera pagar, pues lo desahucian, o lo que es lo mismo, lo mandan al Limbo. La humanidad lleva muchos años existiendo, ya murieron muchos cristianos bautizados a lo largo del tiempo y la deuda debería estar más que saldada, pero no. La codicia de Dios no conoce límites al igual que su rencor.

Sin embargo, si analizamos el tema del bautismo, vemos que la linea argumental de la Biblia también tiene fallos aquí. Según el cristianismo, el sacramento del bautismo tiene su origen en el episodio donde San Juan Bautista bautiza a Jesús en el río Jordán por orden de este último. Entonces, si según la Biblia Jesús fue el primer bautizado, ¿Que pasó con toda la gente que existió antes del bautismo de Jesús? ¿Fueron todos al Limbo? Si así fue, vaya putada que les hizo Dios. Condenados eternamente a vagar por el Limbo sin posibilidad de evitarlo. Vamos, que Dios los desahució sin ofrecerles primero la opción de poder pagar la hipoteca. Y todo porque quería que su hijo fuese el primero en bautizar. Eso sí es maldad.

Pero lo que más me flipa es lo grandes que tiene los cojones Dios. El tío se dedica a hacer todo tipo de maldades, pero luego se cree con derecho a entregarle a un tal Moisés unas piedras con diez mandamientos que no se pueden incumplir. Esto es como cuando un padre fuma y le echa la bronca del siglo a su hijo cuando lo ve con un pitillo en la boca, pero parece que a Dios eso de predicar con el ejemplo no le va demasiado. Además, volviendo a la historia de Moisés, Dios hizo que todo el pueblo hebreo saliese de Egipto (porque supuestamente allí los tenían esclavizados) y partiese a través del desierto hacia la tierra prometida de Canaán, pero al llegar, en vez de encontrarse con una tierra vacía y libre para que ellos viviesen allí tranquilos, se encuentran con que su «tierra prometida» ya tiene inquilinos dentro. Ni corto ni perezoso, va Dios y le dice al pueblo hebreo que se líe a ostias con los «ocupantes» de Canaán, que según él no tenían derecho a estar allí porque aquella era la tierra prometida de los hebreos. Obviamente, la gente de Canaán, que vio que unos flipados llegados del desierto decían que aquellas tierras les pertenecían porque así se lo había dicho su dios, no estaban por la labor de largarse a otro sitio y entregarle sus tierras a los hebreos, así que ambos pueblos entraron en guerra por el control de dicha región, y como en toda guerra hubo muertos, así que el pueblo hebreo tuvo que matar a los pobladores de Canaán para poder conseguir su tan ansiada tierra prometida. ¿Que pasa entonces con el quinto mandamiento, ese que dice «No matarás»? ¿Acaso matar está bien si lo manda Dios? Si las escrituras dicen que todos somos hermanos por descender de Adán y Eva, ¿No fue la guerra santa en Canaán un fratricidio? ¿Cómo puede Dios aprobar tal cosa? El termino bipolar se queda corto cuando se trata de describir a Dios…

Y ahora, hablemos de Jesús, el gran protagonista de esta historia. Según las escrituras nace un frío invierno en un portal allí en Belén, parido por una tal María, que era virgen, y fue preñada por el Espíritu Santo, que resultaba ser una paloma. ¿Pero que coño? San José debía estar flipando, tenía una mujer que además de ser una estrecha, era zoofílica y había conseguido parir un ser humano sin que él se la hubiese metido. Y todo esto en un establo lleno de paja y mierda, hogar de un burro y un buey que asistieron a la ceremonia de parto del engendro. Un sitio ideal y sanísimo para parir un niño, anda que no debería haber bacterias, gérmenes y todo tipo de agentes infecciosos pero, hey, era el lugar perfecto para una zoofílica como María y además como Jesús era el hijo de Dios no había problema, tenía un sistema inmunitario privilegiado.

De todas maneras, para ser Jesús su hijo, Dios lo trató como el culo. Ya vimos lo paupérrimo que fue su nacimiento, pero tal y como se puede ver en la Biblia, Jesús siempre fue un tío pobre que las pasó canutas. Tenía un padre todopoderoso que lo podría haber dotado de riquezas y bienestar, pero en su lugar lo mandó a predicar por ahí, mientras la gente se reía de él porque lo consideraban un loco. Para rematar la faena, Dios hace que lo atrapen los romanos y lo crucifiquen para, según dicen las escrituras, pagar por los pecados de todos los seres humanos. ¿Que culpa tenia el pobre de Jesús? Era un buenazo con todo el mundo y nunca hizo nada malo ¿Por qué su propio padre lo castiga a morir en un crucifijo y pagar por los pecados de toda la humanidad? Nunca lo sabremos, pero como podemos ver a estas alturas, Dios es un desequilibrado mental de cuidado, además de mentiroso, puesto que no cumplió su palabra de hacer borrón y cuenta nueva haciendo pagar a su hijo por los pecados de toda la humanidad. La prueba de esto es que a día de hoy siguen naciendo niños con el Pecado Original y se sigue practicando el bautismo para purificarlos…

Sin embargo, no creo que todo lo que se cuenta en la Biblia sea inventado. Yo lo considero como una fábula con una base real, pero que se fue degradando y transformando a lo largo de la historia debido en gran parte a la tradición oral, que era como se transmitían las enseñanzas de la Biblia mucho antes de que estas se plasmasen en el papiro, y aún así la trasmisión escrita de las enseñanzas bíblicas no las salvó de la manipulación, consciente o inconscientemente. Una prueba de esto último es el número cuarenta, que aparece con frecuencia en las escrituras, como por ejemplo cuando se dice que «los hebreos vagaron cuarenta años por el desierto». En realidad esto no fue así, ya que donde se dice «cuarenta» en realidad debería poner «muchos» y se debe a un error de traducción. Si ya este pequeño error demuestra que la Biblia fue manipulada, aunque fuese de manera no intencionada, ¿Como podemos estar seguros de que la Biblia no fue manipulada intencionadamente?

Hay corrientes de pensamiento que afirman esto último, y muchas de ellas suelen basarse en estudios que usan el método científico. Por ejemplo, se hicieron estudios para buscar evidencias arqueológicas para confirmar la veracidad de los acontecimientos que se narran en el libro del Éxodo, y se llegó a la conclusión de que el Éxodo, tal y como se narra en la biblia nunca sucedió. Otros piensan que no hubo un Éxodo masivo tal y como narran las escrituras, sino que hubo varios pequeños éxodos. Vamos, que los hebreos salieron de Egipto poco a poco, más o menos como hacen muchos españoles a día de hoy cuando se van a buscar trabajo a Alemania. Unos huían de la tiranía de un faraón que los esclavizaba, otros huyen de la subnormalidad de un presidente que los lleva a la ruina. Otro ejemplo es el de los que sostienen la teoría de de que María Magdalena no era una puta, sino que era ni más ni menos que la esposa del propio Jesús. Lo cierto es que si lo pensamos un poco tiene mucha lógica. Imaginaos que os morís y tres días después resucitáis. ¿A quién iríais a ver primero? ¿A una puta o a vuestra familia? Si Maria Magdalena era una puta, ¿No sería más lógico que Jesús fuese a ver primero a los apóstoles, o a su padre o a su madre, antes que a una pecadora cualquiera? A mi no me cuadra mucho que Jesús se llevase tan bien con una tía que reiteradamente incumplía el sexto mandamiento…

En realidad yo creo que Jesús si existió, pero no era ni el hijo de Dios ni nada parecido. Creo que simplemente era un buen tío, una persona amable, humilde, que buscaba vivir en paz y llevarse bien con la gente, una especie de «hippie» de la antigüedad, que fue víctima de la traición de sus seguidores. Si, ya todos sabemos que por lo menos uno, Judas Iscariote, lo traicionó entregándolo a los romanos para que lo crucificasen, pero yo creo que los demás también se la jugaron. Si nos vamos a ver la autoría de los libros que componen la Biblia, vemos que algunos de ellos fueron escritos directamente por algunos de los apóstoles. Mi teoría es que se aprovecharon de Jesús para glorificarlo y crear un culto en torno a él, para luego hacer que fuese crucificado de manera dramática, convirtiéndolo así en un mártir y elevando aun más su nivel de culto. Una vez muerto Jesús, ya que eran ellos sus principales seguidores, heredaron directamente el control del culto que habían creado, que por aquel entonces tenía ya un número considerable de seguidores que obedecerían ciegamente cualquier orden que viniese directamente de sus líderes o de las escrituras que estos últimos habían creado.

Y es que las religiones son sólo eso, un instrumento de control social, y además muy poderoso. Sino fijaos en las sectas: las hay de todos los tamaños y variedades, unas no hacen nada más que sacarle los cuartos a sus seguidores, otras hacen que sus seguidores se suiciden en masa… etc. Sea como fuere, el objetivo de las sectas y religiones (recordad, la diferencia entre secta y religión es el número de seguidores) es lavar el cerebro de la gente para que crean ciegamente y no piensen, porque así son fácilmente manipulables. En el momento en el que optas por pensar y analizar es cuando te das cuenta de que las religiones no tienen ningún sentido, y dejas de ser creyente porque ves que las escrituras sagradas tienen errores de coherencia y múltiples contradicciones, por eso otorgo a la Biblia el premio al peor guión jamás escrito.

Y para rematar, un dicho popular:

Padre, no venga usted a rezar a mi casa, y yo no iré a pensar a su iglesia

¿Y vosotros? ¿Creeis o pensais? ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *