Tag Archive for android

Cómo convertir una tienda de apps en un origen conocido en Android

Una de las ventajas que tiene Android sobre iOS es la facilidad con la que podemos instalar aplicaciones que no estén disponibles en la tienda oficial. En iOS es necesario hacer jailbreak para poder instalar aplicaciones que no provengan de la App Store, mientras que en Android es tan sencillo como marcar la opción «Permitir orígenes desconocidos» y ya podemos instalar lo que queramos.

Sin embargo, desde el punto de vista de la seguridad, eso de permitir la instalación de cualquier cosa desde un «origen desconocido» no parece lo mas recomendable, y aunque existe la posibilidad de activar esta opción , instalar la app que queremos y luego desactivarla otra vez, no es lo más cómodo cuando usas de manera frecuente otras tiendas de aplicaciones como la de Amazon o F-Droid.

Lo realmente útil es saber que considera Android un «origen conocido» y cómo hacer que las tiendas alternativas de aplicaciones sean consideradas como tal por el sistema.

La respuesta es bastante simple. Toda aplicación que se encuentre instalada en /system/app (en versiones de Android anteriores a 4.4) o en /system/priv-app (para versiones 4.4 y superiores) será considerada por el sistema como un origen conocido. Por tanto, convertir una tienda de apps alternativa en un origen conocido es tan sencillo como mover su APK desde /data/app a /system/app o /system/priv-app usando un gestor de archivos como ES File Manager. Obviamente, necesitaremos tener rooteado el dispositivo y montar la partición /system con permisos de escritura.

Una vez hecho esto, podremos desactivar la opción de «Permitir orígenes desconocidos» y tener así un sistema más seguro, sin perder la posibilidad de usar nuestra tienda alternativa preferida. Además tendremos la ventaja de que la tienda alternativa podrá hacer instalaciones y actualizaciones sin necesidad de que aprobemos manualmente cada instalación, de la misma manera que lo hace Google Play.

Cómo usar Google Talk en Android 4.3+

El otro día quise cambiar de ROM de mi teléfono, pasando de AOKP jb-mr1 (Android 4.2) a CyanogenMod 10.2 (Android 4.3) porque el móvil me iba lento a consecuencia de haber trasteado mucho con él. En principio pensé en actualizar a AOKP jb-mr2, pero terminé en CyanogenMod 10.2 porque es una ROM más simple y ligera que AOKP. Obviamente hay muchas cosas que AOKP tiene y CM no, pero decidí que prefería una ROM más simple aunque eso supusiese la pérdida de algunas funcionalidades.

El caso es que junto con CM 10.2, instalé el paquete de las GApps para Android 4.3. Todo iba bien hasta que me di cuenta de que me faltaba Google Talk. Como Hangouts no me gusta porque tiene una serie de fallos que me resultan muy incómodos (no muestra la lista completa de tus contactos de Google Talk, hay contactos que estando conectados por Google Talk no los muestra conectados en Hangouts…) tiré de Titanium Backup para restaurar la app de Google Talk de 4.2 que tenía en mi copia de seguridad. Pensé que con eso valdría, pero Google Talk no funcionaba, se quedaba conectando eternamente. Ya que no podía usar la app oficial en 4.3, pensé en usar otro cliente de los múltiples que hay en Play Store para conectarme a Google Talk, pero la mayoría no me funcionaron. Sólo me funcionaron a la primera IM+ y iWantim, pero ambos eran de código cerrado y había que poner la contraseña manualmente, es decir, que no usaban las cuentas que ya están configuradas en el sistema. Esto es algo que no me gusta nada, porque implica que le estás proporcionando tu contraseña de GMail a una aplicación que al ser de código cerrado, no puedes comprobar que no haga nada malicioso, como por ejemplo guardar tu contraseña en los servidores de la empresa que hizo la app, y no está el horno para bollos en tema de privacidad después del escándalo PRISM y las filtraciones de Edward Snowden sobre las prácticas de espionaje de la NSA.

Al final acabé usando Xabber, que es de código abierto, pero no funciona a la primera y requiere una serie de ajustes para poder conectarse a Google Talk. Esto se debe a que, por razones que desconozco, el servidor de Google Talk ya no usa el puerto 5222, y por eso se quedaban todos los clientes alternativos conectando infinitamente, pues vienen configurados con ese puerto por defecto. La solución es sencilla, simplemente hay que indicarle a Xabber que use el puerto 5223. En resumen, los ajustes de la cuenta de Xabber quedarían así para la cuenta pepe@gmail.com

Usuario: pepe
Contraseña: <la contraseña de pepe@gmail.com>
Servidor: gmail.com
Servidor manual: Marcado
Host: talk.google.com
Puerto: 5223
Usar autentificación SASL: Marcado
Uso de TLS/SSL: Obsoleto SSL
Usar compresion: Desmarcado
Proxy type: Disabled

Con estos ajustes Xabber debería conectar perfectamente con Google Talk en Android 4.3. Si, ya se que la apariencia de la aplicación es bastante mejorable (me hubiese gustado que siguiese las lineas de diseño de la interfaz Holo), pero es lo que hay. La duda ahora es cuanto durará esto hasta que se carguen definitivamente Google Talk. Espero que cuando llegue ese día, Hangouts corrija todos los defectos que tiene, si no habrá que buscar otro servicio que nos ofrezca lo mismo que Talk, aunque lo mas complicado será convencer a nuestros amigos para que lo usen…

Historia de un amor pasado

Ella fue mi primer amor. Cuando conocí a aquella finlandesa, era la favorita de todo el mundo. Era conocida allá por donde pasaba, y ninguna otra podía hacerle sombra. Ella me enseñó a ver el mundo a través de sus ojos, y fue así como pude guardar en mi memoria unas muy buenas imágenes de aquellos momentos.

Me daba todo lo que necesitaba, aunque a veces nuestra relación tenia altibajos, pero ella era capaz de aguantar todos los golpes. Era muy bonita, esa era una de sus virtudes, pero también fue su perdición.

Se le subió a la cabeza. Sabiendo que era la más deseada, terminó por no preocuparse de las demás chicas, pues pensaba que ninguna sería capaz de arrebatarle su lugar en mi corazón. Fue así como fue dejando de cuidarse, dejó de importarle seguir pareciendo bonita ante mis ojos. Mientras tanto, otras chicas me mostraban sus encantos queriendo ganarse mi corazón, y obviamente yo no podía ignorarlas.

Primero apareció la chica elegante que siempre vestía de negro y usaba perfume con aroma a manzana. Me llamaba mucho la atención y era mucho más bonita que mi descuidada chica finlandesa. Lo estaba consiguiendo, me estaba conquistando, pero justo entonces la gente empezó a advertirme que bajo esa belleza se hallaba una persona tremendamente celosa y controladora. Fue entonces cuando la rechacé. Puede que mi chica fuese menos bonita que ella, pero al menos no me hacía sentir prisionero.

Sin embargo, no tardó mucho en aparecer la chica que lo cambiaría todo. Le encantaban los robots, era mucho más bonita que la chica del perfume de manzana y muchísimo más bonita que mi chica finlandesa. Me dijo que no era celosa en absoluto, es más, que era una persona liberal, y me prometió que siempre se adaptaría a mi, que si había algo de ella que no me gustase, lo cambiaría. Le dije que ya estaba saliendo con alguien, que no me iría con ella y me dijo que si algún día cambiaba de opinión, ella me estaría esperando.

Pasaron los meses y no me la podía quitar de la cabeza. Pasaba los días sin poder evitar compararla con mi chica finlandesa, y cada vez tenía más claro que quería romper mi relación actual e irme con la chica de los robots. Y así fue, un día no pude más y me fui. Le expliqué a la finlandesa mis motivos, pero parecieron no importarle y ella aseguraba que no me echaría de menos, que ya encontraría otro chico, que le sobraban pretendientes.

Me fui con mi nueva chica, la de los robots, y ella me enseñó un mundo nuevo. Con ella hice cosas que nunca antes había hecho con una chica, y cumplió todas sus promesas hasta el día de hoy. Todavía sigo con ella y somos muy felices.

El otro día recibí noticias de la finlandesa. Dicen que después de que la dejase, fue dando tumbos de un lado para otro, descubriendo que los chicos ya no la querían y que ya no disfrutaba de la popularidad de antes. Así estuvo mucho tiempo, hasta que apareció alguien que se quiso juntar con ella. Viéndose desesperada, se fue con él sin pensarlo, pero que desgraciada fue su decisión, pues el tal Stephen (así se llamaba su nuevo amor) era un mal hombre que se aprovechó de ella y la manipuló hasta convertirla en lo que es hoy: una vulgar lumia a la que nadie quiere.

No sé si ella llegará a leer estas líneas, pero si así fuese, aquí le dejo un mensaje:

Ojalá no te hubieses dormido en los laureles, NOKIA